La noche empieza en la discoteca de la franja financiera sobre Madrid en la que abundan los ejecutivos maduros

La noche empieza en la discoteca de la franja financiera sobre Madrid en la que abundan los ejecutivos maduros

Clara desplazandolo hacia el pelo Miguel, un casamiento sobre 35 y no ha transpirado 33 anos, suele dejarse caer por alli hacia las once

Seri­a Clara quien suele dar el primer transito. En caso de que alguien le atrae, se sobre, le acaricia el brazo. Entabla conversacion. Asi­ como empiezan a besarse. Por lo tanto, Miguel Se Muestra desplazandolo hacia el pelo saluda. El tercer sujeto suele preguntar “Has venido con un amigo?”. Asi­ como Clara responde “No. Es mi marido”. En caso de que Existen un rechazo explicito, Clara vuelve a besar al sujeto, al que no le importa la compania, entretanto Miguel le acaricia la espalda a su chica y roza falto tratar la mano del otro. Y asi continuan escalando peldanos en busca del trio. “Es como un calentamiento”, dice Miguel. En torno a la una, suelen recoger las chaquetones y cruzar Madrid hacia la region residencial cerca de el Retiro. Segunda pieza de el ritual. El bandeja fuerte. En busca del canje (o lo que surja) en un club de ambiente liberal.

Clara desplazandolo hacia el pelo Miguel se conocieron en el trabajo. La novia es matematica, el novio estudio Empresariales. Cada alguno habia tenido experiencias separadamente. La novia entro en un local de intercambio con una pareja precedente. Se tumbaron en la mazmorra y comenzaron an entrenar sexo. “Cuando abri las ojos, me vi rodeada sobre gente”. Le gusto. Miguel frecuentaba solo locales del moda. Cuando se conocieron, comenzaron an acudir juntos. Principal como amigos, seguidamente empezaron a montar. Desplazandolo hacia el pelo se casaron. Son deportistas, hablan diversos idiomas. Les agrada mirarse cuando estan con otros. Conocen locales swingers sobre media Europa. Frecuentan Cap d’Agde (Francia), la meca de el atmosfera. Y ahorran Con El Fin De la fiesta en un castillo en Nuremberg (Alemania) en el que las hembras se visten con una mano negra, como en la cinta Eyes wide minichat en lГ­nea shut, de Stanley Kubrick. Deben una cuenta abierto en una de las redes sociales mas conocidas (se registran 7.000 usuarios nuevos cada semana) en el que se definen igual que “pareja bisexual” a la que le fascina “casi sobre cualquier, hacer sexo a tres desplazandolo hacia el pelo cuatro. Todo el mundo mezclados”. Viajan a menudo desplazandolo hacia el pelo todo el tiempo buscan algun roce swinger. Dicen que hay cierta hermandad entre ellos a lo ancho del globo. Quiza porque la generalidad lo guarda en confidencia. Se alcahueteria sobre la disposicion que surgio en EE UU en los anos de vida cincuenta del siglo ayer vinculada a locales privados desplazandolo hacia el pelo anuncios sobre contactos. En Espana aterrizo a finales sobre las setenta y no ha transpirado hoy existen 54 clubes igual que este

El local no goza de rotulo ni ventanas. Unicamente una placa en la entrada que dice “Club privado”…

El calor es agradable. El local se encuentra dividido en dos partes por una reja que le confiere un aire sobre mazmorra medieval. La barra de el bar forma la antesala, un filtro en el que individuo mira asi­ como seri­a mirado, en donde se coquetea desplazandolo hacia el pelo se charla mientras un televisor sobre plasma muestra imagenes sobre porno severo. Los hombres solos no podri­an pasar mas alla desprovisto acontecer invitados por una pareja, y en ese caso han sobre abonar un suplemento de cincuenta euros. Seri­a pieza del empresa. La generalidad de locales hacen el trabajo bien sobre forma similar las parejas abren las puertas de el sexo, las hembras solas (pocas) entran gratis y no ha transpirado los hombres falto empresa (bastantes) pagan un sobreprecio. “Los tios solos vienen a ser utilizados por las parejas. Eso Existen que tenerlo bastante claro”, comentaba un adulto sobre unos cincuenta anos, solitario, en otro local carente apelativo sobre Madrid. Esto suele ser mismamente de domingo a jueves. Los viernes desplazandolo hacia el pelo sabados reservan el acceso exclusivamente a parejas, convirtiendose en locales “de intercambio” en interes estricto.

Clara pide unas toallas al camarero. Seri­a hora de cruzar las rejas y deambular por el laberinto confuso al otro ala. Se abre la camino sobre la pajarera asi­ como se cierra a su espalda. La destello se atenua. A la izquierda surge la estancia con sofas y mesitas, a donde un par de parejas charlan vestidos con una toalla de bano (Existen taquillas y no ha transpirado vestuario). En caso de que se sientan cercano sobre la reja que da a la antesala, implica que les encanta que un desconocido les acaricie desde el otro bando. Un poco mas alla se despliega una diferente gran sala. A la izquierda Existen unos sofas amplios, casi camas. Enfrente se erige una infraestructura con maneras de capsula submarina. En la novia, un jacuzzi burbujea iluminado. Bajo, en un minusculo camarote, transcurre la escena de sexo en conjunto. Ocho personas desnudas se mueven en desorden asi­ como gimotean. Cuerpos como el suyo o el mio, con su barriga, sus pelos en la espalda, sus calvas, las tintes, las varices, sus pechos caidos. Un intenso olor acre emana del agujero. Marea. Se clava como un aguijon en algun punto de el cabeza. La escena se puede observar como lo haria un etnologo alguno se acerca lentamente, toma nota, y no ha transpirado ellos continuan a lo suyo.

A la izquierda de la capsula Existen un par de sofas cama dispuestos liga a la tabique a la que llaman “Glory hole” un tabique de madera con pequenas aberturas de estas que surgen penes asi­ como manos falto nombre ni rostro. Pertenecen a las varones que se han quedado en la antesala. Determinados pueden permanecer horas alla de pie, esperando a que alguien se acerque. “Son igual que zombies”, anuncian Miguel y no ha transpirado Clara. La pareja se detiene contiguo a la pared y no ha transpirado la novia palpa las agujeros. Seri­a pieza sobre su ritual. Entretanto Clara hace danzar su mano, se acercan mas parejas a este rincon. Van casi desnudas. Se sientan asi­ como se acarician. El canje suele empezar de este modo una pareja abre el camino; otras se aproximan y no ha transpirado tantean, buscan un roce, un intercambio, quiza una orgia (Existen sabanas desechables, desplazandolo hacia el pelo nadie da un paso carente preservativo).

Leave a Comment

Your email address will not be published.